22 Maneras de sentirse fabulosa en el Embarazo Parte I

1. Dar el pecho es realmente mejor… para la salud de tu bebé y también para tu figura. Dar el pecho te hará gastar 500 calorías al día o sea que es la forma más natural de perder peso después del parto.

2. Perder peso poco a poco. Despacio y con sensatez es el camino que tienes que seguir. Espera 12 semanas después del parto para empezar a hacer dieta y recuperar un peso saludable, pero no pierdas más de medio kilo por semana.

3. Ten sexo. Puede ser que sea la última cosa que se te pase por la cabeza pero es recomendable que esperes 6 semanas después del parto para tener sexo con penetración. Después de ese tiempo, asegúrate de que hacer el amor no es doloroso.

4. Tonifica esa barriguita. Así es como lo conseguirás: imagina que estas subiendo la cremallera de tus vaqueros mas ceñidos y que intentas meter dentro todos tus músculos abdominales inferiores. Mantén esta postura durante diez segundos, suelta y vuelve a repetir.

5. Recupera toda tu energía. Evita la languidez y el cansancio comiendo carbohidratos lentos como la pasta o el pan integral con semillas.

6. Mantente erguida. Solo con mejorar tu postura parecerás más delgada en un instante. Piensa en la tercera postura del ballet, mientras que ejerces una presión con tus nalgas.

7. Apúntate a una clase de Pílate. Practicar Pilates es una excelente forma de fortalecer tu pelvis y de proteger tu espalda mientras llevas en brazos a tu recién nacido.

8. Ponte firme. Empieza a utilizar una buena crema hidratante corporal para tonificar tu piel. Elige una crema que incluya aceites esenciales, así el olor también te hará sentir bien, y que te ayude a recuperar la tonicidad y elasticidad a tu piel. Aprovecha la ocasión para darte un masaje y para relajarte.

9. Hazte un corte de pelo hollywoodiense. Pide cita en tu peluquería para un tratamiento especial que incluyen lavado, masaje, tratamiento, corte y peinado. En unos instantes te sentirás fabulosa. Y puedes llevar a tu bebé en su carrito.

10. Haz pesas con tu bebé. ¿Estás sentada en el sillón con tu bebé mirando la televisión todo el día? Levántalo y bájalo con cuidado varias veces seguidas para entrenar la resistencia de tu pecho y de la parte superior de tus brazos.

11. Prueba la reflexología. Según pruebas medicas, la reflexología permite bajar el ritmo cardiaco y la presión sanguínea.