6 Aspectos Importantes Sobre La Higiene Dental De Los Niños

A muchas madres nos preocupa y ocupa la higiene de nuestros pequeños, especialmente cuando se trata de la higiene bucal. Los niños comienzan a tener sus primeros brotes dentales y muchas desconocemos cuál es el momento ideal para iniciar las faenas de cepillado dental. En Guía Mamá y Bebé nos hemos dado a la tarea de darte a conocer 6 aspectos importantes sobre la higiene dental de los niños.

La mejor Forma de Limpiar los Dientes de tu Pequeño

Para cepillar a tu hijo lo mejor será que utilices un cepillo dental pequeño y con cerdas suaves, y tan solo una pequeñísima cantidad de pasta dental con flúor. No te preocupes por el tema del flúor, especialmente porque verás que la mayoría de las pastas para bebés y niños pequeños están etiquetadas como “sin flúor”.

Una vez que salgan los dientes de tu bebé, utiliza una cantidad de pasta dental pequeña, semejante al tamaño de un grano de un arroz. Una vez el niño supere los 3 años, la cantidad de pasta dental debe aumentar a algo parecido al tamaño de un guisante. La importancia de las cantidades de pasta dental es para evitar darle a tu niño mucho flúor.

Cepilla los dientitos de tu pequeño con mucha suavidad, tanto la parte de enfrente como la de atrás, dos veces al día (en la mañana y por la noche después de la cena). Es necesario que también cepilles su lengua para eliminar las bacterias que pueden causar mal aliento.

También debes cambiar de cepillo dental apenas veas que las cerdas están desgastadas.

Cuando tu Niño se Cepille Solo

Los niños se querrán cepillar solos en algún momento, y al ser así y veas que es capaz, debes dejarlo.  Seguramente no lo hará bien pero es necesario que le dejes hacerlo, ya llegado a los 7 años será que pueda hacerlo de forma correcta, así que no te desesperes.

Mientras no llegue ese momento, cepíllalo tú y cepíllate con él para que se anime.

Cuando el Pequeño no Desea Cepillarse…

Es casi normal que los niños no les guste lavarse los dientes, una forma de animarles es comprándole un cepillo vistoso y colorido de su personaje favorito.

El Flúor y tu Hijo

Debes saber que los dientes emergentes pueden beneficiarse de un poco de flúor, pues este mineral es el capacitado para evitar las caries porque fortalece el esmalte y lo hace más resistente a los ácidos y a las bacterias dañinas. A través de la pasta dental y del agua tu pequeño podrá obtener flúor. Asimismo, su dentista le puede aplicar un gel o barniz de flúor en sus dientes.

El agua embotellada y los jugos de fruta son contentivos de flúor, aunque la cantidad no suele estar indicada en la etiqueta. Lo que no debe suceder es que tu pequeño consuma demasiado flúor, ya que esto provoca manchas blancas en los dientes.

Comidas que Propician Caries

Es otro dato que las madres debemos conocer, pues es algo preocupante que nuestro pequeño sufra de caries. Para que no ocurra evita darle exceso de alimentos dulces, incluyendo la fruta fresca, los frutos secos, los jugos, y comidas como los sándwiches de maní de cacahuate y mermelada, así como las comidas con alto contenido de almidón (panes, galletas saladas, pasta y pretzels.  

Lo recomendable es que tus hijos consumas este tipo de alimentos en las comidas y no en las meriendas, pues durarán más tiempo en sus dientes y causan más daños.

La Primera Cita al Dentista

Seis meses después de salir su primer diente o al cumplir su primer año de vida, serán los momentos oportunos para que tu hijo tenga su primera cita con el odontólogo.Si ya ha pasado esta etapa y no has llevado a tu hijo al odontólogo, es hora de solicitar una cita y hacerlo lo más pronto posible.