Adaptar la Casa para un Bebé

Un bebé cambia la vida de los papás, sus rutinas y sus espacios se verán modificados por el llanto o la sonrisas de sus pequeños y donde antes era un lugar de paz y tranquilidad, ahora estará lleno de juguetes y cosas que los niños van dejando a su paso, así que si su hijo ya pasa de los 6 u 8 meses, seguramente comienza a querer sentarse y gatear, por lo que deberán adaptar la casa para su bebé y claramente hay medidas de seguridad a considerar para reducir las probabilidades de accidentes al máximo.

Cuando el bebé llegó a su nuevo hogar, estamos seguros de que hicieron cambios en su casa, le acomodaron su habitación, la pintaron y la decoraron a su gusto, cambiaron las cortinas y pusieron todo lo que fueran a necesitar en lugares estratégicos para poder usarlo, pero conforme el pequeño va creciendo, hay nuevas necesidades por cubrir que irán aumentado paulatinamente y debemos de preocuparnos por ello, por ejemplo, si ya se sienta, debemos de colocar un espacio donde pueda conocer texturas, tener objetos que sean seguros para su edad y donde podamos estimularlo y cuando se canse pueda caerse de un lado para regresar a la posición horizontal, después de eso, comenzará a gatear, así que hay que quitar los objetos pequeños de la casa que se pueda llevar a la boca, mantener los pisos limpios y ponerle ropa cómoda para que se mueva por la casa sin problemas y  pueden poner tapetes sencillos de limpiar como el foami, les serán prácticos, seguros, suaves y cómodos para jugar.

Cuando comienza la etapa del gateo, debemos de adaptar la casa para un bebé, es decir, bloquear el paso para las escaleras, cubrir las esquinas de las mesas para que no se vayan a lastimar, mantener las puertas pequeñas que estén a su alcance como las de la cocina con seguros para que no las puedan abrir, también quitar todo lo que le pueda caer en la cabeza al mover una mesa, cubrir los apagadores y los contactos eléctricos, incluso guardar los cables que puedan tener al alcance, así los mantendremos alejados de todo lo que les haga correr algún peligro.

Lo ideal es que como papás se preparen para la etapa del gateo y el caminado de su hijo con tiempo y adapten la casa para que su bebé esté sano y salvo, ya que son muy curiosos y al querer explorar, ellos no miden los riesgos de lo que les puede pasar, así que nuestro mejor consejo es ponerse a su altura y revisar en esa posición todo lo que les pudiera causar un daño, así lo evitarán. Cerramos diciendo que mientras tengan en casa espacios más amplios o diseñados para niños, ellos serán más felices, estarán motivados a conocer y los apoyaremos en su desarrollo para crecer independientes y con la seguridad de poder explorar sin riesgos.