Aspectos que Debes Saber sobre las Infecciones Urinarias Durante el Embarazo

Seguramente ya habrás oído hablar sobre lo común que son las infecciones urinarias para las mujeres durante la etapa del embarazo. Pues esto es totalmente cierto y debes tener en cuenta algunos cuidados para evitar sus molestas consecuencias, pues es muy probable que puedas padecer alguna.

El Porqué de las Infecciones Urinarias Durante el Embarazo

Durante el embarazo, los niveles de la progesterona suben y se relaja el tono muscular de los uréteres (tubos que comunican los riñones y la vejiga). Esto produce un flujo más lento de la orina. Además, el útero, que cada vez está más grande, puede comprimir los uréteres lo cual también dificulta el paso de la orina.

Tipos de Infecciones Urinarias

Existen diferente tipos de infecciones urinarias, desde tener bacterias en la orina sin padecer ningún síntoma hasta infecciones graves en los riñones que deben ser tratadas lo antes posible.

La Cistitis, que es la infección de la vejiga, es uno de los tipos más comunes de infecciones urinarias y presenta los síntomas característicos como dolor o sensación de ardor al orinar, necesidad de orinar frecuentemente, dolor en la parte baja de la pelvis, orina turbia y con mal olor, sangre o pus en la orina.

Lo mejor es prevenir y para eso existen algunas medidas que pueden ayudar a disminuir la probabilidad de la molesta infección urinaria. Beber abundante agua para diluir la orina, nunca aguantar ni retrasar el ir al baño ya que mientras más tiempo esté la orina retenida en tu cuerpo, más probabilidades existen que las bacterias se reproduzcan.

Algunos Cuidados

Otro consejo que debe formar parte de tus cuidados personales estés o no embarazada, es realizar el aseo genital desde la vagina hacia el ano, para evitar que las bacterias fecales pasen a tus vías urinarias. Evita jabones fuertes o desodorantes que pueden cambiar el pH de tu piel favoreciendo el crecimiento de bacterias.

Tienes un rol muy importante en la prevención de las infecciones urinarias y junto a tu médico o matrona debes formar un equipo para controlar que todo esté en perfectas condiciones para que tu embarazo se desarrolle sin problemas. Una infección urinaria no tratada o mal cuidada aparte de ser muy molesta, podría iniciar un parto prematuro. Es por esto que aplicando simples medidas estarás cuidando tu salud y protegiendo a tu bebé.