Consiente a tus Pequeños con esta Merienda de Yogur Goloso

Si algo buscamos constantemente las madres es alimentar y nutrir correctamente a nuestros hijos. Y es que cuidar la alimentación de nuestros pequeños es parte esencial de nuestro trabajo como madres. Si frecuentemente te preguntas qué puede puedes darle a tus hijos de merienda, para evitar caer en la monotonía, en Guía Mamá y Bebé te damos la respuesta, enseñándote cómo preparar un delicioso yogur goloso, para que consientas el paladar de los más pequeños de la casa.

Se trata de una receta muy sencilla de preparar y muy nutritiva. Recuerda siempre que las meriendas para nuestros hijos deben verse divertidas, tanto como apetitosas, así que toma nota y alimenta a tus pequeñines.

Ingredientes

  • 1 yogur.
  • 1 albaricoque.
  • 50 gramos de plátano.

Preparación

  1. Primero, para iniciar esta receta debes  lavar, pelar y trocear el albaricoque y el plátano.
  2. Luego, con ayuda de la batidora, deberás triturarlos.
  3. Una vez los hayamos triturado, es hora de añadir el yogur a la receta.
  4. Para finalizar esta rica y nutritiva preparación, debes batir bien hasta obtener una mezcla bien cremosa.

Beneficios del yogur

Es importante que sepas que el yogur tiene un efecto positivo en la salud del organismo, entre las que destacan:

  • El favorecimiento en el desarrollo de la flora bacteriana intestinal, por lo que es ideal para prevenir tanto la diarrea como el estreñimiento. Asimismo, debido a su contenido en probióticos, el yogur combate muchas intolerancias y alergias causadas por los alimentos, al mismo tiempo que protege a nuestro organismo y ayuda a sanar trastornos de la piel.
  • Estimula la acción de las enzimas digestivas, gracias al ácido láctico que contiene. Además ayuda a la absorción de los minerales (especialmente el calcio, el fósforo y el magnesio) y la acción de las vitaminas, regulando el funcionamiento de todo el sistema digestivo.
  • Contiene los mismos principios nutritivos que la leche, pero de una forma más fácil de digerir.
  • Es muy rico en calcio, mineral que se necesita para formar los huesos y los dientes del feto y del bebé.
  • Aunque el yogur es muy rico en vitaminas A, D, E y K, lo es, sobre todo, en las del grupo B, como ácido fólico, que contribuye a evitar trastornos en el feto, como la espina bífida, etc. Por ello es ideal tanto para los niños como para las madres y mujeres embarazadas.