Hábitos Dañinos para Mamá

En ciertas ocasiones tienes la capacidad de escoger lo que te hace feliz, está en ti decir que si a las cosas positivas y no a las cosas negativas. Para poder cuidar de tus hijos primero tienes que cuidar de ti misma.

La mayoría de las veces las mamás que son infelices se sienten así por sus malos hábitos. Rompe con ellos por el bien de tu salud física y mental.

No pretendas ser una mamá perfecta

No te exijas demasiado, disfruta el camino incluso cuando cometas errores.

No te compares con otras madres

Siempre habrá alguien por encima de ti o por debajo de ti, no te desgastes comparando tu labor de madre con la de otras, preocúpate por mejorar tus habilidades.

Consigue cosas o personas que te hagan sentir plena

Tu felicidad vendrá de la mano con tus decisiones y las personas que decidas incluir en tu día a día, recuerda que si la pasas bien o mal es por tu decisión.

No cedas demasiado

Aprende cuando decir NO, protégete y reconoce lo que quieres hacer y lo que no.

Te colocas en el último lugar

Si no te cuidas tu ¿quién lo hará?, descuidarte no te hará una mejor madre. Cuida tú físico y tu autoestima.

Te sientes culpable

Si puedes enmendar tus errores hazlo, si no puedes pide disculpa y libérate.

No marcas límites

Marcar límites no te hace egoísta ni mucho menos injusta, mereces tu espacio y tu tiempo.