La Alimentación en el Embarazo

Hay muchas mujeres que no saben como deben de alimentarse durante el embarazo y la tendencia general es inclinarse a comer de más con el pretexto de que les da mayor apetito por tener que comer por dos personas y pensando que más ingesta de alimentos equivale a una mejor salud, pero esto es un error, por ello queremos compartirles algunas recomendaciones para tener una buena alimentación en el embarazo.

Comencemos por datos generales, ya que en el proceso del embarazo, la ingesta de alimentos se debe de incrementar a 300 calorías extras a día en una etapa gestacional del segundo y tercer trimestre, esto con el fin de que el cuerpo humano pueda hacer frente a los cambios característicos de esta etapa, ya que aunque no lo parezca, las calorías añadidas sirven para dar soporte a procesos como: incremento del volumen de sangre en la mujer que va tener un parto porque se eleva cerca del 60%, también a que los senos estén llenos de leche para amamantar al bebé, incluso que el útero se llene de líquido amniótico y crezca tanto para proteger al infante que se está formando y creciendo mes con mes y por supuesto para ayudar al cuerpo con el aumento de peso del bebé que será en promedio de 3 a 4 kilogramos.

Dicho lo anterior, la alimentación en el embarazo es sumamente importante porque aquí es cuando a parte de cubrir las necesidades nutrimentales de la mamá y el bebé, deben de ser suficientes para tener un bienestar general, mejorar la fertilidad, preparar el camino para una labor de parto más sencilla y que los niños puedan tener una alimentación óptima en el inicio de su vida. Ahora, durante el primer trimestre del embarazo el aumento de peso debe de ser de 900 a 1.800 kilogramos, en el segundo y tercer trimestre es de 1.400 a 1.800 kilogramos en promedio.

Queremos mencionar que es importante cuidar la alimentación en el embarazo porque aunque la ingesta calórica debe de ser mayor, no se debe elevar al grado de comer por dos porque esto puede generar obesidad y las complicaciones obstétricas en el trabajo de parto son fuertes como: un parto más largo, diabetes gestacional, preeclampsia y tromboembolias, incluso se sabe que las mujeres obesas tienden a tener bebés más grandes, lo cual no siempre se traduce en buena salud.

Sin duda, la clave para tener una buena alimentación en el embarazo es acudir con un profesional que les asigne una dieta adecuada para su edad y complexión, así mamá y bebé estarán saludables, pero eso si, la regla fundamental que queremos compartir es que siempre prefieran alimentos naturales, cocidos, con muy poco condimento y que no sean sometidos a altas temperaturas porque se destruirán los nutrientes que cada uno de los alimentos contiene, así la futura mamá comerá bien, disfrutará sus alimentos y le darán a su cuerpo y a su bebé lo que necesita.