La Cama Familiar o Colecho

Hay muchas familias que tienen la costumbre en casa de dormir juntos, por lo general, los papás comienzan a dejar que su bebé duerma entre ellos o a un costado de mamá para revisarlo en las noches y poder atenderlo cuando se despierta y se les queda esa costumbre por varios años del pequeño y conforme ellos van creciendo siguen durmiendo con los papás porque se sienten cómodos, protegidos y amados, por ello conoceremos más sobre la cama familiar o colecho.

Cuando se duerme con los hijos, ya sea en la misma cama o en una cuna diseñada especialmente para un costado de ella e incluso se coloca la cuna de ellos junto a la cama de papás, todo eso puede ser considerado como colecho y de acuerdo con los especialistas hay muchos beneficios en que se practique en casa, pero también se pueden correr algunos riegos, por ejemplo, que el pequeño sea aplastado por los papás, que sin querer los presionen al descansar y le generen asfixia o incluso que los bebés se caigan de la cama al ser empujados por los papás, por lo que no es recomendable dormirlos con nosotros si estamos muy cansados, se ha bebido o hay un problema importante de obesidad, pero fuera de esos casos, no hay mayores riesgos para el pequeño, así que se puede practicar con las precauciones necesarias, incluyendo el cuidar que el bebé no se quede entre dos colchones o contra la pared.

Los beneficios de la cama familiar o colecho son claros, comenzando que con que la madre tiene una conexión especial con el bebé e incluso para el papá se percata más de su presencia cuando el pequeño se duerme entre ellos, ahora, durante la noche, las mamás pueden amamantar al bebé sin despertarse y sin darse cuenta, les enseñan a los pequeños como sentirse protegidos, a percibir el amor por parte de sus padres, también aprenden a respirar, perciben directamente el calor y la leche materna, pero también si el bebé tiene alguna dificultad en la noche, como temperatura o vómito, los papás lo perciben de inmediato y lo ayudarán en ese momento.

Es interesante compartir que si un bebé tiene temperatura, la de la madre bajará de manera natural para compensarla, eso sin contar que la proximidad de la madre con su bebé ayuda a estimular la lactancia materna, ya que se sabe que los pequeños en esta situación se alimentan más seguido que los bebés que duermen en otra habitación, también los pequeños al dormir acompañados, tienen un ritmo de sueño distinto, es decir, la etapa del sueño profundo es menor y por ello el riego de muerte súbita disminuye considerablemente, pero a la vez, el desarrollo neuronal aumenta ya que llega a su máximo esplendor en una fase del sueño menos profunda, por lo que se eleva el desarrollo mental del pequeño.