La Labor de Papá

Todos los pequeños tienen en sus padres un respaldo y un ejemplo a seguir, ya que a través de ellos como figuras de autoridad, comienzan a descubrir el mundo y se sienten seguros al estar acompañados por ellos en esa travesía, por lo que es común que vean a su papá como un súper héroe y quieran imitarlo en lo que hace, incluso ayudarlo a trabajar cuando está en casa o le inviten a descansar o a jugar cuando regresa, quieren aprender de él y se imaginan que cuando crezcan, sobre todo los varones, serán como su papá, por ello es muy importante valorar la labor de papá desde la infancia.

El día del padre se acerca y es la oportunidad perfecta para hacer un análisis rápido y sencillo de lo que ven nuestros hijos en la figura paterna que tienen y con ello determinar si hay errores por corregir y aciertos que fortalecer. Los padres, es decir, los varones no tienen el mismo lazo natural que tienen los hijos con la madre al nacer porque no los tuvieron en su vientre, pero la labor de papá mientras el bebé está en gestación es acercarse a la pancita y hablarle al pequeño, que comience a reconocer su voz y de manera increíble, que se vayan conociendo y creando cierta cercanía para ir generando un lazo de amor desde antes de que nazca.

Cuando un bebé nace y va creciendo, va ubicando a su familia, a los seres que lo quieren y lo cuidan, reconocerá a papá por su voz, su olor y su silueta irá tomando forma hasta que reconozca su rostro. Los niños van a ir identificándose y aprendiendo de los gestos de su papá, se divertirán con mamá, verán a sus hermanos y como cada uno es diferente, pero entre todo deberá saltar a la vista el importante papel de papá como ejemplo a seguir y la fuerte presencia de la figura paterna con cariño y respeto.

La labor de papá en la familia es cuidar a los suyos, desde su pareja hasta los hijos que tiene como integrantes de su familia, deberá darse el tiempo para trabajar y llevar el sustento a su casa, pero también para demostrarle a los suyos lo mucho que los quiere, deberá desarrollar paciencia para entender a sus hijos, pero también la inteligencia para saber escuchar y educarlos con amor y respeto. Todo se logra con un balance que incluya las responsabilidades combinadas con tiempo para crecer con los hijos y disfrutarlos, no es sencillo, pero se logra con constancia.

Como papás, debemos valorar a nuestros hijos, pero también a nuestros padres, hay que reconocer la labor de papá en nuestras vidas y demostrarles afecto y agradecimiento por todo lo que han hecho por nosotros, así algún día nuestros hijos harán lo mismo y hasta nuestros nietos se darán cuenta de la influencia que tuvimos en la vida de los nuestros.