La Recuperación de una Cesárea

Todas las mamás que han tenido la experiencia de tener un hijo por vía cesárea, saben lo complicada y larga que puede ser la recuperación, esto debido a que es una cirugía mayor, digamos que mientras que en un parto por vía natural, los dolores son el momento en que están en labor, en una cesárea no hay contracciones ni sufrimiento en ese instante, pero cuando pasan las horas, el dolor y la incomodidad se van presentando, por ello hablamos sobre como llevar mejor la recuperación de una cesárea.

Varios médicos mencionan que son necesarias las cesáreas debido a la posición en la que viene el bebé, por ejemplo que el canal de parto es muy estrecho para que un bebé grande pueda pasar por ahí, también por tener el cordón umbilical enredado en alguna parte del cuerpo, entre otras muchas razones, por lo que si un profesional lo recomienda o la futura mamá menciona que desea que le hagan una cirugía en vez de vivir un parto, es una decisión que solamente le corresponde a ella. Los cortes de este tipo se realizan en la parte baja del estómago, a la altura del vientre para lograr llegar a la altura del útero y poder sacar de ahí al bebé y por lo general el vello púbico al crecer tapará la herida.

La recuperación de una cesárea comienza al momento de que los médicos hacen las suturas, de ahí ponen algunas medicinas para aminorar el dolor para la mamá y que el útero se comience a contraer. Después administrarán lo necesario para mantener la buena salud de la mujer y minimizar las molestias, todo para que pueda descansar y dedicar su atención al bebé para darle mucho amor y pueda comenzar la lactancia, ya que al final de cuentas estará dormido prácticamente todo el día y la nueva mamá podrá relajarse un poco.

El primer día, las nuevas mamás deben de descansar todo el tiempo, la posición ideal es que estén acostadas para que no ejerzan presión sobre la herida, pero deben de mover las piernas para activar la circulación, ahora al segundo día, ya podrá levantarse y debe hacerlo poco a poco, lo ideal es sentarse en el borde de la cama e intentar pararse con ayuda después de 20 minutos de estar en esa posición, todo con el fin de evitar mareos y hasta un desmayo por el cambio de presión en el cuerpo, así que cuando lo vaya a intentar, debe estar alguien acompañándola.

Los medicamentos fuertes se retirarán al segundo día de la cesárea para dejar que el cuerpo se recupere por sí mismo, pero si la nueva mamá tiene molestias, puede hablar con su médico y seguir con un tratamiento por medio de analgésicos para reducir los malestares. Lo ideal es que se bañe y mantenga un buen estado anímico para que la recuperación de la cesárea sea más sencilla y positiva.