Las Relaciones entre Abuelos, Padres y Nietos

Todos los seres humanos buscamos el respaldo, apoyo y cariño de nuestras familias, la figura paterna y materna son fundamentales para tener una vida plena, ya que los papás son el pilar de los hijos y esto se va pasando de generación en generación, por ello es importante tener una buena convivencia y fomentar las relaciones entre abuelos, padres y nietos para tener una buena base que es la familia, por ello hay que darse cuenta de la importancia que tienen todos los miembros tanto paternos como maternos en la formación de un niño.

Cuando una nueva familia se está formando, es decir que una pareja se une y van llegando poco a poco los hijos, deben tener una unión entre ellos que los ayude a formar un nuevo núcleo familiar y vayan teniendo sus propias normas, reglas y costumbres, después gracias a la convivencia familiar se irá fomentando el cariño y el respeto por toda la familia, de ahí que aunque no son sencillas las relaciones familiares, la convivencia genera que se realicen actividades juntos y que los vínculos sean más afectuosos entre todos los miembros de la familia, y por lo mismo hay que incluir a los abuelos, los tíos, primos, etc.

Ahora, cuando los nietos llegan, la relación de los padres con los abuelos puede cambiar un poco porque los roles cambian y hay que tener respeto por las nuevas ideas y costumbres que se están creando, por ejemplo, se puede tornar una relación negativa entre padres y abuelos porque se enfrentan las ideas de diversas generaciones, hay diversas formas de educación y de percepción de la vida, por lo que es importante que los abuelos den consejos a los hijos pero sin pasar los límites, hay que dejar que ahora los que se están convirtiendo en padres sean libres para educar a sus hijos como mejor les parezca.

Ahora, las relaciones positivas entre abuelos, padres y nietos se basan generalmente en que los abuelos auxilian a los padres a cuidar a los pequeños, sobre todo su los visitan poco o viven todos en la misma casa, siempre respetando los límites y cediendo la responsabilidad a quien le corresponde, en este caso a los papás, por ello hay que generar que pasen momentos todos de calidad. También debe quedar claro que, en estas relaciones, los abuelos y los nietos deben buscar convivir, pero más en el plan de amigos, compañeros de juego, cómplices y que ambos se dejen consentir, por lo que, para un abuelo, un nieto es la segunda oportunidad de vivir y enseñar en la infancia a un ser humano más, sin todas las presiones y responsabilidades que implica sacar adelante a un hijo.