Los Acuerdos entre Mamá y Papá

Cuando comienza a formarse una familia y una pareja decide que reglas quiere poner en su casa, como educar a sus hijos y la manera en la que les va a enseñar hábitos para ser personas de bien el día de mañana, pero desde hoy deben de empezar con pequeñas rutinas que ayuden a los niños a tener claro lo que hay que hacer y lo que no en casa, pero ambos papás deben de apoyarlos en esa enseñanza, por ello hablamos de los acuerdos entre mamá y papá, como generarlos, pero lo más importante, como llevarlos acabo con respeto.

Comencemos diciendo que mamá y papá deben de platicar y fijar objetivos, por ejemplo, si quieren fomentar la sensibilidad en los niños y deciden que deben de ir a clases de música, pueden ponerse de acuerdo para llevarlos y que ellos dentro de las opciones decidan cual les gusta más. Establecer acuerdos requiere que hablen en pareja y logren puntos y acciones sobre lo que quieren lograr y que deben de evitar, como podría ser no discutir frente a los niños, por lo que pueden explorar algunas estrategias o mandar señales para recordar cuando ya se están enojando que debe de caber la prudencia entre ustedes.

Al pasar el día, les recomendamos a mamá y papá que hagan un análisis sencillo sobre lo que vivieron como familia y comenten lo que pueden corregir o como apoyar a los pequeños a dar pasos en áreas que les fallen, pero lo mejor es hacerlo sin los niños presentes, es decir, cuando ya están dormidos o en la escuela porque esas cosas de adultos ellos no las comprenden o las mal interpretan. Respetar los acuerdos entre mamá y papá puede ser complicado, pero deben de comprometerse a hacerlo porque un acuerdo sin compromiso de cumplirlo, no es un acuerdo, es algo vacío.

Como papás hay que trabajar con los niños, dedicarles tiempo y espacio para ellos, que se sientan apoyados y queridos, con eso como base, es poco probable que tengan problemas en reconocerse y quererse, pero a veces como adultos tenemos diferencias porque no sentimos el respaldo de nuestra pareja en algunas situaciones, por lo que nos enojamos, discutimos y les reclamamos su falta de atención, pero si van a hacer eso pueden hacerlo en un momento donde no estén los niños presentes, deben hablar y resolver las cosas entre ustedes en otro momento, en uno que sea adecuado para no afectar las emociones de los niños, pero eso si, les recomendamos que cuando pase algo que no les parezca bien, recuerden los acuerdos que hicieron entre mamá y papá y comprendan la causa de la molestia de la otra persona para que en un futuro no se vuelva a repetir o se evite lo más posible.