Recomendaciones para cuando el Pequeño comience a Caminar

El momento de caminar ha llegado, un importante acontecimiento en la vida del bebe, pasando del gateo a mantenerse de pie, suele suceder normalmente al año de vida y junto con el caminar, el hablar y el comer, no se debe enseñarles a caminar ello los harán por si solos  así que solo se debe ayudarlos y estimularlos en la forma correcta de caminar.

No obstante, es importante  tener en cuenta algunas cosas que pueden ayudar a los niños, o al menos no entorpecerles, en ese intervalo de tiempo en el que empiezan a caminar sin ir demasiado sueltos todavía

Algunos profesionales sugieren que podría ser bueno animar a los bebés para que vayan agarrando fuerza en las piernas, dándoles las manos para que se sostengan de pie y caminen,

Otros especialistas sostienen que no es necesario entrenar a los niños para que caminen, porque ya caminarán cuando estén preparados para ello. Entre los 4 y los 6 meses muchos bebés empiezan a hacer fuerza con las piernas hasta el punto que se ponen de pie en nuestro regazo, luego van cogiendo fuerza a medida que se arrastran por el suelo para conseguir cosas hasta que logran gatear.

Finalmente, cuando son capaces de sostenerse por paredes y muebles, comienzan a ponerse de pie, cuando tienen el equilibrio suficiente, empiezan a dar los primeros pasos. Solo hay que adoptar algunas medidas de seguridad, como proteger las esquinas de los muebles o retirar las mesas que queden a su altura, tener cuidado con los muebles con muchos cajones porque, si los abren todos, los muebles pueden volcarse, apartar alfombras y objetos con los que puedan tropezarse, no dejarlos solos y básicamente mantenerlos bajo la supervisión de un adulto ya que su curiosidad puede representar un peligro al caminar.

Cuando los bebés empiezan a caminar, deben hacerlo sin zapatos, en cuanto estén en la casa, esto permite adaptar el pie al terreno y al piso, porque como están aprendiendo mientras más sensibilidad tengan mucho mejor, pero cuando van a salir a la calle lo ideal es comprar unas zapatillas o zapatos con suelas especiales para niños, moldeables, que les brinde comodidad y evite las caídas repetitivas.