recomendaciones sencillas para la correcta pronunciación de tu pequeño

El proceso de habla y de lenguaje de tu bebe es muy hermoso y satisfactorio, tanto para ellos mismo como para los padres, visto que comienzan a defenderse y expresarse con sus palabras, el comienzo de esta etapa marca la independencia al manifestar verbalmente sus deseos y necesidades, algunos bebe comienzan hablar más temprano que otros e inclusive a pronunciar palabras de una forma correcta más que otros, pero para algunos bebe o niños se les dificulta un poco más, ya que necesitan una coordinación motora en su boca, lengua, garganta e incluso sus pulmones.

Puede ser completamente normal que se tomen algún tiempo para coordinar todo al mismo tiempo, ya que algunos sonidos son previsiblemente difíciles para los niños de esta edad, así que no te preocupes, ni lo presiones, mucho menos critiques a tu hijo, si comete algún error en la pronunciación de algunas palabras, no lo obligues hacerlo mejor, otro error es compararlo con otro niño.

Los sonidos, más comunes que les resulta más difícil a los niños en su pronunciación y correcta dicción son aquellas combinaciones tales como “tr,” “sp,” “bl” y “dr”; la diferencia entre “r” y “l”, asi como también, el sonido “v”. Date cuenta si aparece en los efectos de sonidos de automóviles y camiones antes de que tu hijo lo use en palabras reales.

En este sentido se sugiere enseñarle a los niños en el proceso de aprendizaje de habla el nombre real de las cosas, que identifiquen los objetos o seres por sus nombre reales y no por sus sonidos, por ejemplo, el perro se llama perro no guau guau.

Por otro lado, está la tartamudez, en la etapa en el que comienzan hablar, es probable que tu hijo tartamudee, por lo tanto ten paciencia. En estos primeros años, la mente de tu hijo se mueve más rápido que su boca, por lo que sus palabras salen o se superponen con otras. Puedes ayudarlo instándolo a reducir la velocidad y adivinando su significado. Si sigue la tartamudez o no está seguro con el lenguaje cuando comienza el jardín de infantes, infórmaselo a su pediatra.