Sencillos Consejos para Tratar los Cólicos del Lactante

Cuando somos madres nada nos importa más que el bienestar de nuestro bebé, por ello siempre procuramos informarnos y aprender más sobre los métodos que nos permitan aliviar las diferentes dolencias, padecimientos y enfermedades que aquejen a nuestro pequeño. Especialmente cuando nuestros hijos están recién nacidos, esta necesidad es más imperiosa, pues no solemos saber qué es lo que produce su llanto. Hoy en Guía Mamá y Bebé queremos darte algunos sencillos consejos para tratar los cólicos del lactante, un padecimiento muy común en los recién nacidos.

Cólicos de los tres meses, cólico  vespertino o nocturno del primer trimestre, son algunos de los nombres que comúnmente se le dan al cólico del lactante. También pueden referirse a ellos como  alboroto paroxístico del lactante o espasmos.

Estas contracciones dolorosas del intestino son las causantes más frecuentes del llanto del bebé en ciertos momentos del día especialmente entre las seis de la tarde y las diez de la noche. Es muy común que se den durante el primer trimestre de vida y, pasado este tiempo, desaparecen paulatinamente.

Aunque no hay causas comprobadas de los cólicos, se cree que pueden darse por las siguientes razones:

  • Se presenta cuando el alimento se mueve muy rápido a través del sistema digestivo del recién nacido, o éste no lo digiere  en su totalidad.
  • Está relacionado con un cuadro de reflujo gastroesofágico no diagnosticado anticipadamente.
  • Alergia a las proteínas de la leche.
  • Consecuencia del llanto, ya que al llorar, el bebé traga aire y acumula gases.
  • Forma parte del proceso de adaptación del bebé a la vida fuera del útero materno.
  • Lo padecen los hijos de madres fumadoras y/o mal alimentadas.

Sin importar su causa, lo cierto es que los cólicos resultan muy incómodos y dolorosos para los bebés por lo que te enseñamos algunos remedios para tratarlos.

Remedios caseros para el cólico del lactante

#1 Aplicar durante un par de minutos un paño ligeramente caliente sobre el abdomen del bebecito, seguido de otro frío durante medio minuto. Esto no debemos practicarlo si el pequeño padece de resfriado.

#2 Deslizar un huevo moreno por el vientre del bebé durante unos minutos.

#3 Mecer suavemente al bebé en brazos durante algunos minutos.

#4 Sostener el bebé en brazos y con una mano dar suaves masajes, haciendo una leve presión sobre la pancita del bebé y con la otra mano hacer un masaje en su espalda, por tener las piernecitas colgando el pequeño podrá expulsar los gases con más facilidad.

#5 Agregar 1 cucharadita de manzanilla en una taza de agua.  Dejar hervir por 5 minutos y colar.  Esa infusión deberás dársela al bebé en muy pequeñas dosis, hasta completar una tacita al día.

Es recomendable consultar al médico si vemos que los cólicos son muy persistentes