Cómo Aliviar los Dolores de Espalda que se producen Durante el Embarazo

Uno de las situaciones más comunes que puede enfrentar una mujer durante la etapa de gestación son los dolores de espalda. Es bueno que sepas que son situaciones totalmente normales que debes identificar pero que además puedes resolver.

Lo mejor que puede hacer la futura madre, es seguir una dieta saludable y hacer ejercicios de forma regular, pues es común que durante el embarazo las mujeres experimenten diversas afecciones en la zona lumbar. También debes saber que esas molestias no causarán daño al bebé..

Durante el primer trimestre de gestación, la fatiga generalizada y punzadas localizadas son algunas de las molestias que puede padecer la mujer, y estas se acentuarán a medida que transcurra el embarazo. Con el crecimiento del bebé, el útero se va ampliando, cambiando su centro de gravedad, distendiéndose hacia afuera y debilitando los músculos abdominales, lo que genera mayor presión en la espalda, arqueándose la postura de la misma. El incremento natural de peso corporal de la madre también es un factor que contribuye a la mala alineación de las vértebras de la columna.

Los especialistas sostienen que hay dos dolores principales en el área de la espalda, el dolor lumbar, que somatiza en la parte de la espalda abajo en la columna, a la altura de la cintura, y el dolor el pélvico, que es más abajo de la espalda que el dolor lumbar. Este es más intenso y se irradia a los glúteos y es mucho más profundo, a veces con presión del nervio. Es perfectamente posible que durante la gestación la mujer experimente ambos patrones de manera simultánea o aislada.

Pero ten en cuenta que ambos dolores o molestias –la pélvia y la lumbar- son normales. En ese sentido, es importante distinguirlas de la afección conocida con el nombre de ciática. Esta última afecta solo a un 30% de las embarazadas y su causa es la compresión de los nervios ciáticos A diferencia del dolor lumbar y pélvico, la ciática se focaliza en la parte superior del glúteo, pudiendo irradiarse por la cara posterior del muslo hacia la pierna y hasta el pie.

En el caso de la afección ciática el dolor es más intenso, produciendo pérdidas de la sensibilidad, malestares referidos a nalgas, pelvis y algunas veces ingle. Ante cualquiera de estos síntomas, lo recomendable es recurrir al doctor tratante para que se evalúe y resuelva el molesto problema.

Prevención y Cuidados

Si deseas mitigar estas dolencias y vivir un excelente embarazo te aconsejamos:

–Mantener una dieta balanceada y un peso adecuado a cada etapa de la gestación.

– Evita estar mucho tiempo de pie y bríndate espacios de reposo entre cada actividad que realices.

– Ejercítate con la guía y asesoría de un profesional idóneo a fin de evitar lesiones provocadas por movimientos mal ejecutados. El pilates, el yoga y la natación son rutinas súper recomendadas para evitar la aparición de estos cuadros.

– Opta por dormir en posición lateral, estirando la pierna de abajo y flexionando la de arriba.

– Olvídate en estos meses de los tacones, zapatos altos o muy planos, y utiliza calzado cómodo.

  • 1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...