La vitamina del embarazo

Desde hace más de una década se conocen los beneficios que tiene el consumo de suplementos de ácido fólico antes y durante los primeros meses de embarazo; sin embargo, hoy en día, son muchas las mujeres en edad fértil que parecen no saberlo. Una buena cantidad de féminas admite conocer sus bondades, pero muy pocas lo añaden a su dieta.

En 1991, un grupo de investigadores británicos descubrió que los folatos –otras de las denominaciones del ácido fólico– reducían en gran medida (70 por ciento aproximadamente) las probabilidades de que un neonato sufriese de espina bífida o de algún otro padecimiento del tubo neural. A raíz de estos resultados, muchos integrantes de la comunidad médica se preocuparon por recomendar la ingestión de suplementos a todas las mujeres que quisieran encargar un bebé.

Las investigaciones en torno a este complemento, también conocido como vitamina B9, prosiguieron. La clave era averiguar en qué consistía su acción en la disminución de los problemas del tubo neural ya mencionados. La respuesta apareció en un artículo publicado en The New England Journal of Medicine: “Las pacientes que han tenido un hijo con espina bífida presentan una sustancia que se interpone entre el ácido fólico y los receptores celulares encargados de captarlo. De ahí que necesiten un exceso de la vitamina para, en cierto modo, burlar al compuesto entrometido”.

Pero ¿cuál es este compuesto entrometido? Aparentemente, es un “autoanticuerpo” que produce el sistema inmune y que ataca a las moléculas —del propio organismo— receptoras de folatos. Esta fue la conclusión a la que llegaron científicos de la Universidad Estatal de Nueva York, después de haber sometido a estudio las muestras de sangre de un grupo de mujeres que había sufrido este problema, en comparación con otras cuyos embarazos transcurrieron sin complicaciones, o que aún no habían tenido hijos. Sin embargo, los expertos recalcan que este es un estudio piloto que requiere de más investigaciones.

Con la dosis correcta
Según algunas cifras, 50 por ciento de los embarazos no son planificados, lo que significa que muchas mujeres quedan encinta y se enteran ya pasadas algunas semanas. Tal porcentaje es motivo de preocupación en la comunidad médica, ya que los defectos congénitos que desarrollan ciertos bebés se originan en los primeros días de la gestación. De allí la sugerencia de tomar ácido fólico, incluso, antes de la concepción.

A pesar de que este compuesto puede encontrarse en ciertos alimentos como frutas, granos, verduras y vegetales, es difícil obtener la concentración necesaria para el organismo sólo por esta vía, sobre todo en aquellas personas con riesgo de deficiencia. Por esta razón es que los Centros de prevención y control de enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), recomiendan tomar 400 microgramos diarios de ácido fólico en su forma sintética —que además es más fácil de asimilar de esta manera que en su forma natural— y que después de iniciarse el embarazo, se debe aumentar la dosis a 600 microgramos diarios.

Otros beneficios
Los bebés que están dentro de la pancita no son los únicos que se benefician del ácido fólico. Las madres también aprovechan sus buenos efectos. Durante la gestación se necesitan dosis adicionales de folato para ayudar a la producción de células sanguíneas. También el ácido fólico favorece el rápido crecimiento del feto y de la placenta, y es igualmente necesario en la producción de ADN a medida que se van multiplicando las células. Sin la cantidad adecuada de esta vitamina, la división celular puede verse afectada, ocasionando un desarrollo insuficiente del feto, con lo que aumentan las probabilidades de que nazca antes de término o que presente bajo peso.

Por otra parte, algunos estudios sugieren que puede ayudar a prevenir otras malformaciones de nacimiento como el labio leporino y la fisura palatina. Pero además, adolescentes, hombres y mujeres de otras edades, se favorecen de esta vitamina: otras investigaciones señalan que las personas que presentan un número bajo de glóbulos rojos –anemia megaloblástica– pueden recuperar los valores normales con el consumo de este suplemento. También, recientemente se ha conocido que el ácido fólico podría ayudar a prevenir padecimientos cardíacos y accidentes cerebrovasculares, ya que este compuesto es capaz de disminuir la concentración en sangre de una sustancia denominada homocisteína, la cual creen responsable de aumentar el riesgo de sufrir las afecciones mencionadas.

Y si bien los estudiosos acotan que se necesitan más investigaciones que avalen su efectividad en casos de cáncer, también sugieren la intervención de esta vitamina en la prevención de algunos tipos como el de colon, estómago y mamas.

Los suplementos de ácido fólico son económicos y se encuentran fácilmente en el mercado. Sus beneficios pueden ser aprovechados por muchos; sin embargo, no deje de consultar a su médico, pues dicha vitamina, en dosis muy elevadas, puede causar problemas neurológicos, producir insomnio, vómitos, diarreas e interferir en la absorción de zinc. •

Ladrones de folatos
Ciertos fármacos y agentes químicos pueden entorpecer la correcta utilización de los folatos por parte del organismo. Entre estos se encuentran:
• Alcohol
• Cigarrillos
• Antiácidos y medicamentos contra las úlceras
• Anticonvulsivos
• Algunos medicamentos contra el cáncer
• Determinados antibióticos y agentes antibacterianos
• Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como aspirina, ibuprofeno y acetaminofen
• Agentes hipoglicémicos orales

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...