Todo lo que Debes Saber de la Lactancia cuando ya estás de Vuelta al Trabajo

Tips sobre la lactancia en esta etapa…

No por incorporarte a tus actividades laborales dejarás de amamantar a tu pequeño, pero sí deberás tener algunas precauciones en este nuevo período en el que todos los hábitos tuyos, los del bebé y de la familia cambiarán un poco.

Dejar a tu bebé con una persona de confianza o en una guardería que cumpla con todos los requisitos que como madre te darán tranquilidad es primordial. En caso de optar por lo primero, lo importante es que la persona que se va a quedar en tu casa sea de confianza, que esté alineada con el modelo de crianza y la forma de vincularse con tu hijo. También es importante que conozcas a esta persona y que el bebé conozca a esta persona con bastante tiempo de anticipación, por lo menos un mes.

Que esta persona vaya aprendiendo las rutinas, los hábitos, los cuidados, cómo mamá los lleva a cabo, para que el bebito tenga tiempo de ir generando apego con esta persona que va a quedar a su cuidado.

Si tú como madre tienes confianza en esta persona, seguramente el bebé también va a percibir esto. Y con el tiempo que se va a trabajar previamente, al momento de que tengas que retirarte a tu trabajo por unas horas, el bebé va a quedar tranquilo y en buenas manos.

Si por el contrario el cuidado del bebé será en un jardín maternal o en una guardería, también es bueno que se tome su tiempo para elegir qué tipo de institución es más acorde con sus gustos. Puedes averiguar y esto la va a hacer definir el lugar que elija. ¿Cuántos chicos están a cargo de cada cuidadora? ¿Cómo es la institución? Si ella puede ir en cualquier momento y encontrarse con su bebito, para amamantarlo algún momento del día que tus labores te lo permitan.

La cercanía de la institución a su hogar o al lugar de trabajo también es importante. Porque como mamá debes tomar en cuenta las horas que vas a estar trabajando y las horas de viaje que vas a tener para ver cuántas extracciones se tiene que hacer para estimular su pecho y poder continuar con la lactancia.

Más o menos quince días antes de ir a trabajar, deberías iniciar la extracción en casa. No se recomienda un tiempo superior a este ya que la leche materna va cambiando su composición.

Otro aspecto importante, es que antes de irte hayan amamantado a tu pequeñito si así él lo requiere, no es bueno forzarlo a tomar pecho porque te sientas corta de tiempo, siempre debemos respetar las necesidades del bebé, adaptándonos a ellos.

Cómo
Seguir Amamantando

No debes preocuparte por la producción de la leche materna una ez has comenzado a trabajar. Recuerda que la producción se mantiene cuando tus pechos son estimulados. Como no vas a estar con el bebito necesitas estimular la misma manualmente, ya sea con extracción manual o con la ayuda de un sacaleche. Por ello te sugerimos que mientras estés trabajando extraigas por lo menos cada tres horas, tres horas y media, y esto va a hacer que se mantenga tu producción.

Es súper importante que tu lugar de trabajo cuente con espacios para refrigerar la leche materna y que dispongas de medios adecuados para llevar y traer esa leche del trabajo a su casa. Es recomendable el uso de envases térmicos y muy bien sellados para evitar que la leche se pueda contaminar por causa de otros alimentos.

En el momento de la extracción, recomendamos que observes fotos de tu bebé o escuches grabaciones con su voz, también oler su ropita pues el contacto sensorial con estos elementos hará que segregues más leche, pues se activa la hormona que se tiene que activar para la producción y esto te ayudará al momento de la extracción.

También es bueno que al momento de la extracción te encuentres lo más relajada posible, hagas respiraciones profundas, y te sientas segura del lugar donde estás. Una vez extraigas la leche, debes guardarla en un recipiente que puede ser: plástico con una tapita hermética que esté limpio, seco, esterilizado, un recipiente de vidrio, también con las mismas precauciones, con una tapa hermética.

Una vez que juntes la leche de la extracción, cierra el envase, rotúlalo con una etiqueta con la hora y la fecha de la primera extracción del día, y llévalo al refrigerador. Si a las tres horas sigues en el trabajo y vuelves a extraer, lo puedes poner en el mismo frasquito pero siempre en la etiqueta va a figurar la hora y la extracción de la primera vez.

Debes saber para tu tranquilidad y confianza que lo que se busca no es cantidad de leche extraída. Si sacas mucho, buenísimo, pero lo que importa es la estimulación del pecho.

Si salen unas gotitas (algunas veces va a salir más, otras veces menos) esto es indistinto para la producción. Porque la producción depende de que se estimule el pecho. Con 10-15 minutos de ambos lados ya es suficiente.

  • 1/
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...