frases que no debemos decirle a nuestros hijos

Siempre estamos hablando con nuestros hijos y es muy probable que digamos frases que después nos arrepentimos de decirlas. O quizás no nos damos cuenta de que son frases que debemos evitar para que los pequeños tengan un buen desarrollo emocional. Existen momentos en que pareciera que las palabras se las lleva el viento, pero la verdad es que esas palabras se pueden quedar grabadas en el corazón de nuestros hijos, tanto así que pueden coartar su desarrollo emocional.

Quizás no utilices frases anticuadas u obsoletas como: “Espera que llegue tu papá a casa” esta frase quita toda la autoridad de la mamá respecto a la educación de los pequeños. Tampoco frases del estilo: “Me gustaría que te parecieras más a tu herman@” esta es una frase comparativa que solo hace que aumente la inseguridad del niñ@, además de que favorecerá una rivalidad entre los hermanos. Pero hay frases que es mejor ni mencionar, ni mucho menos decírselas a nuestros hijos. A continuación, te daremos algunos ejemplos de frases que, a partir de ahora, debes dejar de decírselas a tu hijo o que por lo menos, las cambies por otras más adecuadas.    

No pasa Nada, Estás Bien

Si tu pequeño se golpea en el parque, se raspa la rodilla o se hace algún daño, es normal que se ponga a llorar y que te busque para que lo sobes. El instinto maternal será tratar de tranquilizarlo si no es nada grave y decirle; “No pasa nada, está bien”. Pero al decirle esto hará que se sienta peor. Si el niño está llorando es porque se golpeó duro y tu trabajo será hacerle entender esas emociones y no desestimarlas. Solo dale un abrazo y reconoce el dolor que está sintiendo diciéndole algo como: “Ha sido una gran caída, vamos a curarte la herida para que te pongas bien”.

Estoy a Dieta

Nadie te está diciendo que no te debes poner a dieta, pero debes evitar transmitir esa obsesión e inseguridad por el peso de tu cuerpo a tus hijos. Si eres de las personas de ñas cuales les obsesiona su cuerpo la mejor recomendación es que guardes eso para ti, ya que si tus hijos te oyen decir que te sientes gordo/a y te ven pesándote a diario pueden llegar a desarrollar una muy malsana imagen del cuerpo. Lo mejor será decirle a tu hijo que estas comiendo más sano ya que te sientes mucho mejor haciéndolo, en vez de decirles que haces mucha dieta para “verte más guapo/a” y para adelgazar.

No Podemos Pagar Eso

Todos sabemos que siempre los niños desean casi todo lo que ven, es una acción muy normal y casi siempre nos vemos tentados a recurrir a esta respuesta para que no vuelva a pedírlo, pero el decirles a tus hijos que no te puedes permitir algo o que lo puedes costear, le está dando un mensaje al niño de inestabilidad económica, dándole a entender que como si no fueras capaz de poder controlar la economía de tu familia y esto puede llegar a causarle una gran angustia a los niños.

Además, que los hijos mayores a veces pueden llegar a echarte en cara en algún momento cuando realices una compra un poco más cara para el hogar. Por esta razón es mejor buscar una forma diferente de darles la misma idea, pero sin causar angustia, como por ejemplo decirles que eso no se va a comprar ya que el dinero debe ser ahorrado para otra cosa más importante. Y si tus hijos quieres discutir el tema puedes aprovechar e iniciar una charla sobre la administración del dinero, los presupuestos y el ahorro.

Estos pueden ser algunos ejemplos, pero tienes que recordar hacer ciertos cambios en la forma en que le dices las cosas, ya puede llegar a hacer que el impacto de tus hijos sea más positivo.

  • 1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje

Te Puede Interesar Leer

loading...