Ventajas y Desventajas de la Epidural

A todas las embarazadas les aterra la idea de pensar en el momento del parto, debido a que saben que será doloroso, independientemente de que sea parto natural o dolor de cesárea, pero una cosa es saber y otra muy diferente es sentir y llegar a eso momento, entonces, les hablan de la anestesia epidural; la mayoría de las personas la consideran como la forma de anestesia más segura y que produce menos efectos secundarios. Los practicantes de la misma la defienden manifestando que no interfiere para nada en la conciencia y la lucidez mental de la mamá, aliviando el dolor por completo; pero tiene también unas cuantas desventajas comprobadas medicamento, alegando que es un riesgo del parto manipulado médicamente.

La epidural es un medicamento contentivo de una anestesia, una opción para aliviar el dolor durante el parto que, es decir, alivia el dolor pero no lo bloquea en su totalidad. Lo más recomendable es consultar siempre con el médico sobre esta alternativa.

  • Ventajas de la Anestesia Epidural

– Alivia el dolor sin bloquear ninguna de tus facultades mentales.

– Previene el requisito de aplicar otro anestésico en caso de requerirse el uso de fórceps, extracción con vacío o episiotomía.

– Al disminuir la presión sanguínea, resulta idóneo para las mujeres con toxemia o presión elevada.

– Aprueba tu implicación activa en caso de cesárea.

– Reduce el trabajo que practican los pulmones durante la labor de parto, por lo que puede resultar provechosa si presentas alguna enfermedad pulmonar o cardíaca.

– Restringe la actividad muscular de las piernas, beneficiando a las mujeres diabéticas que, de este modo, pueden moverse para satisfacer sus necesidades de insulina y glucosa.

– Tiende a hacer el parto más lento, lo cual puede resultar útil.

  • Desventajas de la Anestesia Epidural

– Su empleo responsabiliza a que tu parto será manipulado médicamente desde un principio.

– Existe la posibilidad de dolor de cabeza posterior a la anestesia.

– Hay mayores probabilidades de episiotomía y parto con fórceps. La concentración del anestésico puede producir una pérdida de la fuerza muscular y de la sensación de las contracciones.

– Al disminuir la presión sanguínea puede generar mareos y náuseas. Las probabilidades de que suceda esto son mayores si estás acostada boca arriba, por lo que te sugerimos que lo hagas de lado.

– Si tu presión sanguínea desciende, se reduce el aporte de sangre a la placenta y, por tanto, el suministro de oxígeno al bebé.

– No todas las perdúrales son eficaces.