consejos de viaje para embarazadas

Cuando recibimos la noticia de que estamos embarazadas muchos mitos y realidades rondan nuestra cabeza y especialmente a aquellas mujeres que disfrutan mucho viajar. Muchas personas te dirán que no es recomendable así, aún cuando no es necesariamente cierto, por ello en Guía Mamá y Bebé te damos algunos consejos de viaje para embarazadas.

Para que puedas considerar irte de viaje en esta etapa, es necesario que tu gestación transcurra sin complicaciones, no te encuentres próxima a la fecha de parto y tu salud sea muy buena, esto con el objeto de que no corran riesgos ni tú, ni tu bebé.

Sin embargo, es necesario que aun cumpliendo estos requisitos, tomes en cuenta algunas previsiones para que evites sorpresas innecesarias.

¿Se puede viajar durante el embarazo?

Sí se puede hacer, lo que debes es tener ciertas consideraciones, especialmente en los períodos que te describimos a continuación:

  • El segundo trimestre de embarazo a partir de la semana 18, es el de menos riesgo para emprender un viaje, pues el embrión ha superado las dificultades de implantación, el volumen del abdomen todavía no es demasiado grande o incómodo y el riesgo de aborto es menor купить тестер парфюмерии .

  • Entre la semana 28 y 34 de gestación no es conveniente realizar viajes largos, pues la presión física y psíquica que conlleva un viaje de este tipo puede afectar al estado general de la futura madre.

  • Si ya estás en la semana 34 no es recomendable moverse mucho, aunque tampoco es una restricción. Tu médico tratante será quien te de esas indicaciones.

Lo mejor si vas a viajar es que te organices previamente, y que sigas estos consejos según el medio de transporte en el que vayas a desplazarte:

En avión:

  • Estos viajes no suelen implicar ningún riesgo para la madre y el futuro bebé, salvo que tu médico te lo haya prohibido por tratarse de un embarazo de alto riesgo.

  • Durante el último mes de embarazo hay riesgo a que se produzca una rotura de la bolsa o un parto prematuro, por lo que es mejor no volar купить карандаш для губ .

  • La gran mayoría de las compañías aéreas suelen colocar restricciones a las embarazadas con más de siete meses para evitar la posibilidad de que se presente un parto durante el vuelo. Así que a partir de las 35 semanas de gestación, debes llevar contigo  un certificado médico que confirme la fase del embarazo y tu aptitud para volar, y deberás firmar un documento que libere a la compañía de toda responsabilidad en caso de que surgiera algún problema relacionado con su estado durante el vuelo.

  • También es bueno que pasees el pasillo cada hora durante cinco minutos, aunque en los aviones se prohíbe estar de pie. Esto porque los viajes largos, sentadas en sitios con poco espacio, pueden provocar la aparición de una trombosis venosa. El embarazo incrementa este riesgo debido a la obstrucción de la vena cava por la presión del útero.

  • Reserva un asiento de pasillo, que facilite la entrada y la salida, y que esté cerca del baño.

  • Coloca el cinturón de seguridad por debajo del vientre, sobre las caderas.

  • Evita los empujones al abandonar el avión, así como posibles golpes con el equipaje de mano, también procura no salir de primera.

  • Ten en cuenta que los detectores de metales que se usan en los aeropuertos son totalmente inofensivos para la futura madre y su bebé.

En carro:

  • Esta es la mejor opción para los trayectos cortos, sobre todo si lo lleva otra persona. En los últimos meses del embarazo lo mejor es que no manejes más.

  • Cada dos horas, como mínimo, es recomendable que estires las piernas, vayas al baño y camines durante diez minutos.

  • Es obligatorio utilizar el cinturón de seguridad todo el trayecto. Coloca la cinta inferior por debajo del vientre, mientras que la parte superior del cinturón debes colocarla entre los pechos, cruzando uno de los hombros.

Los menos aconsejables: autobús y barco

  • El autobús es el transporte menos recomendable de todas las opciones de transporte para una embarazada. Esto porque usualmente no tienen baño, y si lo hay, es de pequeñas dimensiones. Aquí las posibilidades de movimiento son mínimas (no se puede pasear, los asientos son estrechos…) y, además, suele realizar paradas continuas.

  • En el caso de los barcos, se consideran muy poco aconsejables para una gestante por los vaivenes de las olas que pueden generar lesiones en el saco embrionario.

Ya sabes qué medidas tomar a la hora de viajar, así que opta por la mejor y menos riegosa para tu embarazo.